Un descanso merecido

No hay nada mejor que relajarse en una playa y recibir la brisa marina en el rostro